________________________________________ Cenicienta ¡versión 2.0! | Film Magazine Digital

Cenicienta ¡versión 2.0!

BlogTodas, o la mayoría al menos, hemos crecido con las películas de Disney, las princesas, los príncipes y los cuentos de hadas. ¿Quién puede negar que no ha soñado alguna vez con que alguno se cumpliera y nos pasase a nosotras? Bueno, al menos a mí me ha pasado durante prácticamente toda mi infancia, qué le vamos a hacer, siempre he sido un poco idealista, quizás demasiado. ¿Mi favorita? La Cenicienta.

No podemos negarlo, es un clásico. Celos, trabajos forzados, un espíritu que sigue soñador y esperanzado a pesar de todo, el príncipe y el zapatito de cristal. Ingredientes que, por supuesto, muchos directores han utilizado para hacer películas de mayor o menor calidad durante toda la historia.

Pero hay una cosa que nunca falla: el vestido. Ese vestido con el que Cenicienta (o como quiera llamarse) entra despampanante en el baile y se convierte en el centro de atención para todos y, especialmente, para su príncipe. Pues bien, vamos a analizar los vestidos de las versiones más famosas de este cuento infantil.

  1. Sucedió en Manhattan

Maid-in-Manhattan-400Un clásico. Un Ralph Fiennes bastante más mejorado que en Harry Potter (Voldemort) o en la Lista de Schindler (Amon Goeth) encarna a un reputado político con aspiraciones al Senado que conoce a Marisa Ventura (interpretada por Jennifer López), camarera de planta en un hotel de Nueva York y la confunde con una huésped del mismo.
El baile de esta ocasión es “la cena de Maddox”, un evento para la alta sociedad de Nueva York con fines benéficos. Todo el personal del hotel se vuelca con Marisa para que deslumbre y, personalmente, creo que lo hace. Vestido de color coral (ella puede ponérselo, qué suerte), gargantilla de Harry Winston y zapatos de marca. El problema esencial del look creo que es el poco tiempo que tarda en quitárselo… pero habrá opiniones para todos los gustos.

Nota: 8

  1. Por siempre jamás

18830046.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxxPelícula de ambientación histórica que nos cuenta “la verdadera historia de Cenicienta”. Danielle es hija de un comerciante viudo que se casa con una varonesa que ya tiene dos hijas de edades similares a la de la protagonista. Enrique, heredero de Francia, se enamora de ella y todo son tribulaciones hasta estar juntos. Lo típico vaya… una de las versiones del cuento más ajustadas al argumento original.

En un baile de disfraces en honor a un Leonardo DaVinci bastante excéntrico pero también con dos dedos de frente, por suerte, Danielle hace su acto de presencia con el vestido de boda de su madre, al que le han puesto unas alas, y los zapatos de tela con cristales incrustados. Yo no entiendo muy bien eso de los vestidos de época en realidad, pero me parece bastante feo… y las alas son el remate ya. Ah, y los zapatos comodísimos…
Nota: 3

  1. Pretty woman

Blog Pretty WomanVersión moderna del cuento, con las dos estrellas del cine del momento. Una Julia Roberts que está impresionante le pongas lo que le pongas, y un Richard Gere levemente canoso que es el sueño de todas las mujeres: guapo, rico y educado. La historia nos sitúa en Los Ángeles, donde Edward, empresario multimillonario, conoce a Vivian, una joven prostituta influenciada por su compañera de piso y única amiga. Procedentes de mundos radicalmente distintos, sus almas acabarán uniéndose a pesar de todo. ¿Qué poético verdad? El cuento de hadas por excelencia. No os entusiasméis queridas mías, ni esas cosas pasan, ni todas tenemos el cuerpo de Julia Roberts en los 90.
¿Qué vestido elegir? Sin lugar a dudas, el que usó para ir a la ópera. Vestido de gala rojo, ajustado, que mientras hace las delicias en el cuerpo de Vivian, sería un horror puesto en otras. Sí, le tengo mucha envidia, ¿a que no se nota? Sin duda, el añadido de pendientes y diamantes son el toque perfecto para este look.
Nota: 9

Por hoy lo dejamos aquí, otro día os presentaré más versiones de este cuento tan prolífico y, entre todos, decidiremos cuál es el más acertado… ¡o el más desastroso! Mientras tanto, espero que te haya gustado, ¡nos vemos en la próxima!